5255458289

©2020  Feher Consulting     INTRANET

 

Las cinco etapas de aprendizaje dentro de la empresa familiar

Updated: Jan 30


“Para tener éxito hay que tener el corazón en su negocio, y el negocio en su corazón”. Thomas J. Watson, Ex Presidente de la empresa IBM.

Las empresas familiares suelen ser historias de superación y éxito en casi todo el mundo. Hay muy pocas que llegan a pasar la estafeta a las segundas generaciones y casi inexistentes aquellas que pasan a una tercera. Por ello, quise desarrollar una serie de ideas sobre el modo correcto de HACER las cosas para llegar a trascender como empresarios, como dueños, como abuelos, padres, hijos, nietos… Estos conocimientos son tomados del Blog de la Business School University of Navarra (artículo de Josep Tápies y Mariano Puig.1).

“En la vida hay cinco pasos importantes: aprender a hacer, hacer, enseñar a hacer, hacer hacer y, finalmente dejar hacer”, dijo Mariano Puig, uno de los dueños de una perfumería de renombre de España.

Josep dice al respecto “¿Qué hay que aprender para ser un buen empresario? En mi opinión hay que desarrollarse en tres grupos de saberes: los conocimientos, las actitudes y los valores. Los conocimientos se pueden aprender en la universidad y en las escuelas de dirección, pero para aprender a hacer de empresario hace falta una determinada actitud y unos valores”.

Y sin duda, el mejor entorno para desarrollar la actitud y los valores personales son los que ofrecen las empresas familiares. Es ahí donde aprendemos a esforzarnos por un lugar dentro de la empresa, donde aprendemos el valor de la misma, la importancia de pertenecer a una familia exitosa, con defectos, virtudes, sueños y valores.

¿Cuáles son las cinco etapas del APRENDIZAJE en la empresa familiar?

Según los expertos, para llevar a cabo el verbo HACER en una empresa familiar, es necesario mantener especial atención en los siguientes rubros, los cuales han sido adaptados de acuerdo al libro: “La educación encierra un tesoro”, del político francés Jacques Delors, quien en 1994 propone definir el proceso de aprendizaje de la siguiente manera:

Aprender a conocer. En esta etapa, cada persona aprende a comprender el mundo que le rodea para vivir con dignidad y desarrollar todas sus capacidades; así, el empresario que ha nacido bajo el cobijo de una empresa familiar, maneja su realidad de acuerdo a lo que vive diariamente en la empresa. Esto es sumamente importante a la hora de pasar la estafeta a la siguiente generación, ya que si no les enseñamos a nuestros hijos a amar lo que hacemos, difícilmente podremos transmitir el cariño a nuestras actividades. En esta etapa es importante ayudar a nuestra descendencia a: Desarrollar un sentido crítico respetuoso, para brindarles la confianza a la hora de expresar su opinión. Despertar su curiosidad intelectual, participando activamente en las mejoras de la empresa.Aprender a hacer. De acuerdo con la experiencia de los aprendizajes escolares, en este momento se refuerza la primera etapa, la teoría pasa a la práctica y así comienzan a vivir las primeras experiencias dentro de la empresa. Es momento de empezar a soltar un poco la empresa para los futuros líderes de la misma, probando sus ideas, haciendo conjeturas y ensayando su funcionamiento, haciendo conexiones entre sus ideas y reorganizándolas. En resumen, están construyendo las estructuras del conocimiento de la empresa.Aprender a convivir con los demás. El trabajo en equipo es una de las condicionantes de cualquier empresa exitosa, sea familiar o no. Por ello, el hacer partícipes de la dinámica empresarial es una de las mejores lecciones que podemos dejar a los futuros directivos. De esta manera, el desarrollo de la empatía, la colaboración, la resolución de conflictos de manera pacífica y la tolerancia formarán mejores directivos en la empresa.Aprender a ser. Cuando las personas que heredarán la empresa saben conocer los puntos críticos de la misma, saben cómo pueden resolver los problemas que la atañen, así como han soltado ideas que pueden resultar un éxito es momento de seguir en el camino, juntos, aprendiendo de ambos lados, respetando las virtudes de cada elemento nuevo incorporado a la empresa. Es momento de trabajar en conjunto, en pro de la empresa, en beneficio de todos y cada uno de los colaboradores, para hacer exitosa la empresa.Aprender a dirigir una empresa familiar. Una vez que los miembros de la familia saben cómo se vive la empresa, es momento de definir responsabilidades, alcances y tareas de cada integrante. Con el conocimiento, el amor y la pasión por crecer, seguramente estaremos ante una nueva etapa en la empresa: la del crecimiento exponencial.

Tal vez no siempre estarán de acuerdo, pero con la convicción de mantener la unión familiar y el rumbo de la empresa, los acuerdos serán siempre en beneficio de todos. Así, es como se han desarrollado grandes empresas y han prevalecido con el tiempo.



#clientes #negocios #servicio

8 views