Pasos para gestionar fracasos al emprender

Feher & Feher, Octubre 2019

“El fracaso es el condimento que da al éxito su sabor”.

Truman Capote, novelista estadounidense


La palabra FRACASO tiene una connotación negativa desde cualquier ángulo. De acuerdo con las definiciones más simplistas, son resultados adversos a lo que se esperaba. Las reacciones de los seres humanos antes estos acontecimientos nos pueden paralizar a la hora de empezar cualquier cosa, por una razón: nos han enseñado que fallar está prohibido en el desarrollo profesional o en cualquier actividad que realizamos, porque (también) nos enseñan que no hay tiempo para equivocaciones de ningún tipo.

Uno de los miedos más recurrentes de los emprendedores es precisamente el fracaso de su idea. No importa lo buena que sea, el miedo a que al final no sea una tan buena como creemos es la causa más común de la pasividad y la incapacidad de echar a andar ese sueño. Por eso, creemos que es vital conocer cómo gestionar ese lapso de tiempo, para aceptar y salir más pronto de ese bache:


1. No eres un fracaso.

Considera todas las condicionantes previas a tu entorno y lo que dejó de funcionar. Quizá no contemplaste algo dentro del plan. Tal vez cambió algo que no sabías, o dejaste a la suerte algún tema. Es tu culpa, sí. Pero no olvides que en este momento de complejidad, lo mejor es detenerse, levantar el rostro y ver cómo pueden solucionarse las cosas. No dejes que tu conciencia te culpe de todos los males. Acepta tus culpas y trabaja en remediarlo.


2. Trátate bien.

¿Conoces a alguien que no ha tenido un sólo error en su vida? Los errores son pruebas de que hemos hecho cosas. Trátate a ti mismo como lo harías con alguien que quieres, de esta manera te aceptarás más fácil.


3. No eres perfect@

Piensa en la posibilidad de que todo te saliera a la perfección. Sería increíble al principio, pero sin duda, terminaría aburriéndote. Ser imperfect@s nos da la posibilidad de cambiar el rumbo de nuestra historia y eso es lo que hace que valga la pena esta aventura.


4. Regresa un poco

Analiza todos y cada uno de tus movimientos. Los errores se cometen, se encuentran y se reparan. De lo contrario, corremos el riesgo de repetirlos. Analizando cada paso, podemos encontrar soluciones adecuadas e incluso, trabajar con creatividad para empezar desde donde nos quedamos.


5. ¿Dónde te quedaste?

Es momento de empezar donde te quedaste, pero de manera más inteligente. Ahora ya tienes un respaldo de lo que puede ocurrir si actúas como lo hiciste. La idea es evitarlo y continuar en donde estabas antes de equivocarte. Trabaja en todo lo bueno que tiene tu proyecto, seguro habrán nuevos puntos a favor para desarrollar.


6. Respétate

Cuida lo que piensas de las personas, pero mantén especial atención en lo que piensas de ti. Deja que el enojo, el dolor y la frustración salgan por completo de manera inteligente: trabaja en otros proyectos, descansa (un poco) y mantente animad@ para continuar con ese sueño.


7. Sé positiv@

Es mejor pensar que si te equivocas, habrá una mejor forma de hacer las cosas, que no tienes todas las respuestas, porque te cambiaron las preguntas, o que aún no lo resuelves; antes de pensar en renunciar a tu meta. Lo difícil en realidad es empezar.

No es una determinante el fracaso para definir el valor y/o la credibilidad de una persona o empresa, nos gustaría creer más en el aprendizaje del fracaso, o en las lecciones que deja un mal resultado. Ante esta situación, se han escrito muchas ideas sobre lo que debemos aprender, la manera en la cual tenemos que levantarnos, nuestra forma de actuar ante las circunstancias adversas, etc. Pero no nos han dado una guía en caso de caer en un fracaso emprendedor, o en cualquier tipo de equivocación en nuestras vidas.


0 vistas

5255458289

©2020  Feher Consulting     INTRANET